El verdadero trabajo no se encuentra en el viaje con Ayahuasca

"El verdadero trabajo no se encuentra en el viaje con ayahuasca. Depende de nosotros que esos efectos transitorios entren en nuestra vida a través de nuestra comprensión, a través de la inspiración que nos traen, pero sería poco realista esperar que una experiencia de por sí sea permanente cuando es tanto lo que hay que deshacer, tanta estructura en nuestro mundo interior que es mala estructura. El ego tiene su estructura, es una programación que se ha hecho en nosotros como adaptación a una vida dolorosa, especialmente durante la infancia. Entonces, deshacer los programas de una vida en una sesión es mucho pedir... Es cierto que ciertas experiencias pueden cambiar una vida, pueden influir profundamente en la vida, pero es más legítimo pensar que son ayudas del cielo, como las experiencias místicas. Una experiencia mística no es quedarse en el cielo, sino que el que llega al cielo tiene que mirar para abajo y decir:

“¿Ahora cómo voy a vivir de acuerdo a este estado que estoy comprendiendo? ¿Cómo encarno esto?”. Y eso puede tomar mucho tiempo. En mitología, es el viaje del héroe, viaje de ida y vuelta al más allá, y la vuelta es más difícil que la ida, como famosamente expresan La Ilíada y La Odisea, hay que liberar a la princesa que ha sido raptada para recuperar el alma. La vuelta a la Tierra es el viaje más difícil, el que Odiseo hace perdiendo todas sus naves y sus hombres y quedando desnudo, logrando recuperar su reino.

Eso sí, hay que acudir con intención de atender a las visiones:

Antes de ir a un oráculo, uno tiene que estar dispuesto a hacerle caso, porque si no el oráculo no le habla. Nos habla una experiencia de éstas en la medida en que decimos: “escucho y obedezco”. El que oyó y no le hace caso o traiciona su intención de buscar una verdad para traerla al mundo, para aplicarla, en cierto modo es castigado... Lo que más hace falta es que uno no sea tan tragón y chupón, que se quiera vivir de pura ayahuasca sin hacer camino interior.

Hay que hacer camino, el viaje interior requiere que uno haga ciertos esfuerzos, diversos tipos de esfuerzo: esfuerzos de entrega, esfuerzos de amor, esfuerzos de poner atención… Son tantas las dimensiones del viaje, uno debe tener un sentido de cómo es el proceso de transformación o el trabajo interior, como quiera que se lo llame. Entonces, confiarse demasiado en la dieta de la planta mágica yo creo que es un vicio.

Legislar represivamente sólo crea hipocresía y delincuencia...

Mantener la prohibición de algo tan importante al final lo convierte en clandestino. Es como prohibir el fuego. Y sí, el fuego es peligroso, sobre todo si lo enciendes en medio del salón de tu casa. No basta con que se detenga la prohibición; además, se ha de formar a las personas, abogando por la creación de escuelas donde los alumnos aprendan a manejar tan potentes herramientas".

Dr. Claudio Naranjo World Ayahuasca Conference, 2014.